Casas pre-industrializadas de hormigón: el futuro de la construcción

El futuro de la construcción es industrial, no hay duda. Las casas pre-industrializadas son la respuesta, veamos el porqué.

En primer lugar, el nivel de exigencia de los clientes se ha incrementado de forma considerable. Y es natural, los clientes son más exigentes porque están mejor informados y no están dispuestos a perder tiempo, dinero ni calidad a la hora de hacer realidad su proyecto.

Del otro lado, pero siempre en el mismo equipo, están los constructores y arquitectos que, desde finales del pasado siglo, han visto como las casas industrializadas iban pasando por fases avanzadas de desarrollo de estructuras y calidades en absoluto comparables a la construcción tradicional, estancada en un modelo más convencional.

Las ventajas ganaban, año tras año, por goleada.

¿Cuáles son esas ventajas que hacen que los profesionales de la construcción y la arquitectura sucumban a las casas industrializadas? ¿Por qué cada año más proyectos se diseñan y ejecutan con el hormigón pre-industrializado como elemento principal? ¿Qué ofrecen estas modernas estructuras para que, con cautela pero con la seguridad de estar dando pasos firmes, cada vez más constructores y arquitectos decidan enfocar su actividad profesional hacia la construcción de casas pre-industrializadas de hormigón?

La demanda, sin duda, ha tenido mucho que ver en ese proceso, el aumento de peticiones de proyectos de casas industrializadas, su conclusión y los excelentes resultados, ha sido uno de los motores de ese cambio, pero no el único.

Los efectos colaterales que se producen a la hora de decidir llevar a cabo un proyecto de casa industrializada con estructuras de hormigón, son un auténtico repóker de ases y ¿quién se va a resistir a llevar en su apuesta la jugada ganadora?

El ahorro, la rapidez, la sostenibilidad, la seguridad y la versatilidad son las características que impulsan a las casas industrializadas hacia el futuro de la construcción porque son los pilares sobre los que ese futuro se asienta.

¿Cómo es posible reunir semejante jugada? Muy sencillo, con un material de excelente calidad optimizado con tecnología de última generación que ha demostrado su versatilidad, resistencia y buen comportamiento como aislante acústico y térmico, un material que no genera ningún residuo por lo que su contribución a la sostenibilidad medioambiental es absoluta.

Esta combinación produce en los clientes, constructores y arquitectos un efecto irreversible y fundamental para llevar a cabo cualquier proyecto: el efecto confianza.

Cada uno de los actores que se involucran en el proceso de construcción de una casa aplica la confianza a su campo de actuación y como no podría ser de otro modo, respecto a la construcción de casas pre-industrializadas de hormigón, el resultado es excelente.

El cliente constata la confianza en la seguridad de llevar a cabo el proyecto que desea con un ahorro significativo, tanto de tiempo como económico, respecto a la construcción tradicional, y sin renunciar sino mejorando, la calidad y cualidades que una construcción tradicional puede ofrecer.

Por su parte, constructores y arquitectos confían y eligen las casas pre-industrializadas porque facilitan el proceso y los tiempos de construcción – una vivienda industrializada puede estar terminada en solo cinco meses, frente a los casi dos años de media que se tarda en construir una vivienda tradicional-. Además, las casas industrializadas de hormigón, ofrecen a los profesionales excelentes materias primas con las que trabajar poniendo a su disposición y a la de sus clientes, múltiples combinaciones en cuanto al diseño interior y exterior; una versatilidad que permite personalizar proyectos sin repercutir en la creatividad del profesional ni el criterio personal del cliente que busca dotar a su casa de un aspecto singular y exclusivo.

Es en este escenario en el que los profesionales que empiezan a trabajar con las casas pre-industrializadas, constatan personalmente los resultados obtenidos proyecto a proyecto y se produce un aumento de confianza plenamente justificado.

Recordemos que no se trata de una técnica nueva. Las casas industrializadas ya tienen una edad y por ello un recorrido que genera confianza. Comenzaron a construirse en Estados Unidos a principios de la segunda mitad del siglo pasado, desde entonces, el crecimiento de proyectos ha aumentado exponencialmente en todo el mundo y no va a detenerse, sencillamente porque, cuando un producto funciona, la demanda se multiplica.

Casas pre-industrializadas de hormigón: el futuro de la construcción

Economía, versatilidad en el diseño, flexibilidad en la ubicación, rapidez en la conclusión del proyecto y eficacia demostrada, son factores que explican el aumento de la demanda, tanto por clientes como por profesionales de la construcción.

Si a esos factores le sumamos la progresivas mejoras que se han ido llevando a cabo en la fabricación de los materiales, seguramente nos extrañará poco o nada el fulgurante ascenso de las casas industrializadas.

Se trata de una opción para llevar a cabo la construcción de edificios singulares y casas personalizadas que no deja indiferente a nadie. Otra forma de construir más económica, rápida y sostenible ha llegado para quedarse.

Irresistible.

Descargue Gratis el ebook en formato PDF - El hormigón pre-industrializado en la arquitectura

2 thoughts on “Casas pre-industrializadas de hormigón: el futuro de la construcción

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Expertos en la fabricación de estructuras de hormigón preindustrializado

El equipo técnico de 3S Diseño Estructural imprime toda su experiencia en cada uno de los proyectos que maneja para dar a los clientes la tranquilidad y garantía que requiere el diseño de cada uno de ellos.

Leer más

+0

Años de experiencia

+0 m2

De modernas instalaciones